Mandril » En su hábitat salvaje

Animales Salvajes 51 Visitas

Información del mandril:

El mandril es uno de los primates que más fácilmente reconoce la gente gracias a lo colorido de su cara. Está clasificado dentro de la especie de monos del Viejo Mundo y uno de los animales más peligrosos de nuestro planeta. El mandril es el mono más grande de su especie y es famoso por los colores de su hocico y trasero. Su linaje está emparentado con los babuinos y el dril. Anteriormente se encontraba dentro la clasificación del género Papio hasta que se identificaron características únicas de esta especie que le valió la creación de un género propio, el Mandrillus.

Su capacidad de evitar conflictos con otros individuos de su misma especie ha originado investigaciones profundas sobre el tema. Estos estudios han determinado una serie de señales y reglas que actúan para reducir la frecuencia de la agresión en los encuentros competitivos. Los mandriles machos poseen caninos muy largos lo que hace que los costos de un conflicto sean potencialmente mortales.

Los machos forman jerarquías de dominación y las relaciones entre su mismo sexo se distinguen por el apaciguamiento y la evitación. Esto lo logran con señales faciales y gestuales para comunicar dominancia y subordinación. A eso se le suma que los machos poseen una coloración roja en la cara, la grupa y los genitales, que actúan como una especie de ‘insignia’ que muestra la capacidad de lucha a otros machos.

¿Cuales son las características del mandril?

El mandril macho puede pesar unos 33 kg y medir entre 75 y 95 cm. Las hembras, por su parte, suelen ser más pequeñas con una longitud máxima de 65 cm y pueden llegar a pesar cerca de 13 kg. Su cabeza grande comparada con lo compacto que es su cuerpo es otra de sus particularidades. posee extremidades muy fuertes y una cola gruesa y corta que siempre se mantiene parada.

Poseen además la capacidad de rotar ampliamente sus clavículas, lo que les permite trepar árboles con gran habilidad y andar a cuatro patas con velocidad. Los machos tienes dientes caninos de unos 6,5 cm de largos pero en las hembras esos mismos llegan a medir solo 1 cm. Otro rasgo que los caracteriza es el color de su pelaje que va de marrón a verde oliva con degradación hacia el vientre donde siempre es más pálido. Su trasero tiene tonos azules, púrpuras y rojizos, estas tonalidades les sirven además para reconocerse entre sí cuando se encuentran en medio de la vegetación.

La cara de los machos evidencia hocicos azules y rojos con surcos que recorren ambas mejillas. Estos colores se manifiestan con la madurez sexual y se intensifican cuando el mandril se excita para reproducirse. Los ciclos de reproducción ocurren durante todo el año y por lo general solo tienen un hijo por parto. La gestación oscila entre 168 y 220 días.

Los gritos agudos y gruñidos feroces son su forma de comunicación. Pueden mostrar los dientes pero no siempre esto es síntoma de molestia, la mayoría de las veces demuestran así su buen humor y bienestar. Sin embargo, el enojo lo demuestran dando fuertes golpes en el suelo.

¿De que se alimentan los mandriles?

Los mandriles son omnívoros, es decir que comen desde carne hasta plantas o frutos. Cuando van a recolectar comida, lo hacen en grupo, buscando plantas u hojas frescas de los árboles. También se alimentan de insectos que encuentran debajo de las piedras o de troncos caídos. A la hora de cazar otros animales, los prefieren muy pequeños, como ratones, conejos siendo muy raro que cacen animales mayores. A pesar de esto, se les ha visto cazando en grupo antílopes de poca estatura.

Si hablamos de ellos como presa, solamente los leopardos se atreven a cazarlos, ya que en el momento de encontrarse en riesgo, toda la manada va a proteger al que están atacando.

Se han encontrado casos de campos de cultivo que han sido arrasados por los mandriles, poniendo en peligro la continuidad de esta especie en diferentes territorios, ya que son cazados para eliminar el problema de los destrozos en la cosecha.

¿Donde esta el hábitat del mandril?

Este espécimen es un animal muy social que habita en grandes comunidades de unos 200 primates aproximadamente. A su vez se subdividen en grupos de 20 individuos conformados en su mayoría por hembras y machos jóvenes con un macho dominante. El líder se aleja de su grupo con relativa frecuencia pero los cuida, vigila y controla ante el más mínimo presagio de problemas.

Se distribuyen en las zonas tropicales de África, desde la Guinea Ecuatorial hasta el Congo. Su ámbito preferido son las selvas tropicales de hoja perenne aunque también se le encuentra en bosques secundarios, subtropicales, bosques inundados, de riberas y los cercanos a los matorrales espesos de mesetas y montañas.

Su estilo de vida es diurno dedicando largas horas del día a buscar alimento en las noches trepa a los árboles para dormir.Su principal depredador es el leopardo, aunque el águila coronada y la serpiente pitón de Seba también lo cazan. No obstante, su peor amenaza proviene del hombre. Algunas zonas donde habita son zonas protegidas debido a que cazadores inescrupulosos lo buscan para comerlo.

¿Como es la forma de reproducción de estos animales?

Aunque la hembra habrá completado su total desarrollo a los 10 años de vida, a los 5 años ya puede comenzar a procrear. El macho puede hacerlo a partir de los 5 años, pero una condición indispensable es que se hayan desarrollado sus aspectos secundarios, nos estamos refiriendo a los colores y estrías de su carta. Los machos que no forman parte de la jerarquía del grupo, a pesar de estar en condiciones físicas no podrá procrear.

Cuando comienza la época de apareamiento, los colores del macho se intensificarán y éste comenzará a emitir sonidos de cortejo, si la hembra acepta al macho se irá acercando de espaldas hasta que comienza la cópula. El período de gestación del mandril puede variar entre los 168 y 220 días. Las hembras sólo parirán una cría por vez. El intervalo entre una reproducción y otra es de aproximadamente 400 días.

Al nacer, las crías de los mandriles pesan unos 600 gr y nacen con pelaje y los ojos abiertos, algo poco común en la mayoría de las especies. Inmediatamente después del nacimiento, la cría se prende fuertemente del vientre de su madre y comienza el período de amamantamiento. As hembras crean fuertes lazos con sus crías, que se mantienen durante casi toda la vida, en el caso de las crías hembras y hasta la madurez sexual en el caso de los machos.

Los fuertes lazos entre la madre y su cría pueden apreciarse en una actividad muy llamativa que es el desparasitado social, donde la madre y su cría se quitan los parásitos de entre el pelaje, sentados en el suelo.

Compartir

Comentarios